miércoles, 14 de marzo de 2012

Ave verum corpus: pronunciación y traducción

El Ave Verum Corpus es uno de los himnos eucarísticos medievales que ha mantenido gran popularidad hasta el día de hoy, sobre todo gracias a que fue musicalizado magistralmente por A. Mozart (KV 618 en Re mayor, coro, cuerdas y órgano) el año 1791.
Se desconoce la fecha exacta de su creación pero existen manuscritos que la atestiguan desde finales del s. XIII, ya entonces con ligeras variantes. Respecto al autor, tradicionalmente se atribuía al papa Inocencio VI (1282/95-1362), pero eso es improbable, aunque quizás fue en la corte papal de Avignon donde se impulsó la popularidad de ella. Los otros dos candidatos son el papa Inocencio III (1160-1216), autor de escritos ascéticos y litúrgicos, y el papa Inocencio IV (1195-1254), uno de los grandes canonistas medievales.
Al no existir una "versión original" el texto se transmite con algunas ligeras variantes y añadidos, pero podemos estar seguros que el siguiente texto lo representa con gran fidelidad.

Ave verum corpus,
natum de Maria virgine,
vere passum,
immolatum in cruce
pro homine,
cuius latus perforatum
fluxit aqua et sanguine,
esto nobis praegustatum
in mortis examine.
Salve verdadero cuerpo,
nacido de María virgen,
que de verdad has sufrido,
[te has] inmolado en la cruz
por el hombre, [y]
de cuyo costado perforado
fluyó agua y sangre:
que seas pregustado por nosotros
en la prueba de la muerte.


El 6º verso de la versión usada por Mozart tiene una variante: unda fluxit et sanguine (unda = agua).

El texto dividido en sílabas y en negrita la acentuada en palabras de tres o más sílabas :

A-ve  ve-rum  cor-pus,  na-tum
de  Ma-ri-a  vir-gi-ne (vír-yi-ne),
ve-re  pas-sum,  im-mo-la-tum
in  cru-ce (cru-che) pro  ho-mi-ne,
cu-ius  la-tus  per-fo-ra-tum
flu-xit (fluk-sit) a-qua  et  san-gui-ne (sán-güi-ne),
es-to  no-bis  prae-gus-ta-tum (pre-gus-ta-tum)
in  mor-tis  e-xa-mi-ne (ek-sá-mi-ne).


"Tríptico de los siete sacramentos" de Rogier van der Weyden (1400-1464) en el Museo de Bellas Artes de Amberes

Este texto tiene dos partes muy claras: un saludo/ invocación en los seis primeros versos y una petición en las dos últimas estrofas. Siendo un texto con alto contenido teológico no siempre es evidente su significado para el lector moderno por lo cual es útil un breve comentario.
En la primera parte la invocación se dirige al corpus (implícito, de Cristo), es decir que en lugar de dirigirse directamente a Jesucristo, se dirige a su cuerpo, en último término, a la hostia consagrada. Este desplazamiento de la atención es característico de la piedad medieval y su gusto por buscar o resaltar "cosas concretas" del cristianismo (la humanidad de Cristo, las reliquias, las imágenes, las indulgencias, etc).
La frase verum corpus incluye una clara referencia al debate teológico sobre la presencia real de Cristo en la eucaristía (el cuerpo de Cristo). También el vere passum es un subrayado contra la herejía docetista (la cual negaba que Cristo realmente hubiese tenido cuerpo humano y por tanto que tampoco había padecido ni muerto). Precisamente el texto fluxit aqua et sanguine está inspirado en un pasaje del Evangelio de San Juan (Jn 19, 34: sed unus militum lancea latus eius aperit, et continuo exivit sanguis et aqua), un escrito con varias referencias antidocetistas.
Hay que notar que ya que corpus es un sustantivo neutro por eso todos los participios van en neutro (natum, passum, immolatum, perforatum, praegustatum), pues todos ellos se refieren a corpus. También se note que la expresión pro homine significa "a favor de, en lugar de", que resalta la idea de sacrificio.
La segunda parte se abre con un imperativo futuro: esto ... praegustatum (como bien sabemos, el imperativo no sólo expresa órdenes sino también exhortación y súplica) que nos remite a dos ideas: la obvia, es decir, la gracia de poder recibir la comunión antes de morir, lo cual junto con la confesión eran vistos como signos de una "buena muerte", en cuanto los sacramentos asegurarían la vida eterna; y por otro lado también la idea que la comunión es un "anticipo" de los bienes celestiales.
Finalmente otra idea muy presente, casi obsesiva, en la piedad medieval: el examen mortis, es decir la prueba o trance final de la muerte: una fórmula similar a la conclusiva del Ave Maria (... in hora mortis nostrae). Una visión según la cual el destino del creyente se decide no tanto por lo hecho a lo largo de su vida sino en el momento de su muerte.

7 comentarios:

  1. Gracias por este aporte. Lo llevo a mi ensayo de coro en una hora más para compartirlo, ya que estamos preparando esta gran obra.
    Saludos, Ely

    ResponderEliminar
  2. No se debe cantar lo que no se entiende porque se cantaría solo con la voz. Interesante desde donde viene el concepto del cuerpo de cristo en la hostia.
    No me hago a la idea de un Mozart tan católico.
    Gracias, Julio

    ResponderEliminar
  3. Mozart no destacó como hombre devoto, pero él fue un gran músico y por lo tanto tuvo una sensibilidad exquisita y sin duda supo captar la profunda vivencia de este himno. Por eso cuando oímos su versión musical, incluso los que no entienden el texto, vibran de emoción. Pero cuando entiendes el texto, puedes vivirlo plenamente e incluso entiendes mejor todos los matices de la música.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¿¿Y Lacrimosa??... no es necesario ser musulmán, cristiano, judío o budista para entender los sentimientos que se expresan a través de la música... no siempre es necesario saber lo que se dice porque en el caso de Mozart entre otros, con la música es suficiente... mi hijo de bebé cantaba (balbuceaba, tenía 5 meses) el "Aleluya" de Hendel... y lloraba con "Lacrimosa" de Mozart... hay cosas que son innatas... Por supuesto que es bueno saber lo que se canta, sin embargo hay cosas que vienen solas...

      Eliminar
    2. Sin duda la música es el lenguaje más universal, no solo entre los seres humanos, sino incluso con otros seres vivientes.

      Eliminar
  4. El Himno es anterior y tiene su versión en Canto Gregoriano,Mozart que fue un hombre genial y enamorado de su esposa, como consta en sus cartas. El Señor Dios le dió el don de la música. Ciertamente que parece que hizo fructificar los dones recibidos.

    ResponderEliminar
  5. Muchisimas gracios , por podersentirnos seguros por las ayudas que recibimos de ads.

    ResponderEliminar