miércoles, 13 de marzo de 2013

Las Profecías del pseudo-Malaquías

En el pasado mes de diciembre, mientras la mitad del mundo miraba con temor el final del calendario maya (mientras la otra mitad se reía de ellos), un lector me reprendió amigablemente por haber desperdiciado la ocasión para escribir algo de las fuentes medievales sobre el fin del mundo. Diciendo el mea culpa, sólo se me ocurrió prometerle que "escribiría algo en el próximo fin del mundo". Pues he aquí que, antes de lo que esperaba, nuevamente se ha puesto en marcha el reloj de cuenta atrás para el fin del mundo. La sorpresiva renuncia de J. Ratzinger al sumo Pontificado ha vuelto a poner en primer plano las llamadas "profecías de san Malaquías", según las cuales el próximo papa sería el último antes del fin del mundo.
La historia de estas profecías empieza a finales del s. XVI cuando Arnoldo de Wyon ( inicios del s. XVII), un monje benedictino, publica un libro titulado Lignum Vitae (= árbol de vida), dedicado a repasar los principales personajes relacionados con la historia de su orden. Y en la sección dedicada a san Malaquías (un monje que reformó y organizó la Iglesia de Irlanda en el s. XII) introdujo la llamada "Profecía de los Papas", pues Arnoldo afirmaba que aquél era su autor. Esta "Profecía" no es otra cosa que una lista de 112 frases (referidas al lugar de nacimiento, escudo o títulos) que supuestamente anunciaba los futuros papas hasta el fin del mundo. La lista empieza anunciando los papas a partir de la muerte de san Malaquías y para evidenciar su exactitud lleva al costado los nombres de los correspondientes papas (tarea realizada por un tal Alfonso Giaconi, según anota el mismo Arnoldo) hasta el año que se puso en imprenta (año 1595).
Desde muy pronto varias voces se alzaron para denunciar la obra como una burda falsificación, resaltando que 1º) en ninguna fuente antigua jamás se dijo que Malaquías hubiese escrito tal profecía : ¿cómo es posible que algo tan notable hubiese pasado desapercibido? Ni siquiera san Bernardo que escribió una breve hagiografía del santo (en el que hay mucho lugar a lo maravilloso o milagroso), hace ninguna mención de dicha profecía. 2º) La lista tiene una asombrosa exactitud hasta la elección del papa Urbano VII, el año 1590 (año en que el texto se hizo público), pero a partir de ahí es necesario hacer muchos malabarismos y poner bastante buena voluntad para ir encajando cada frase con el respectivo papa. Por ejemplo, la frase del papa Borgia dice: "hispanus, cuius insignia bos pascens" (= un español cuyo escudo es un buey pastando), y en efecto Alfonso Borgia era español y en su escudo había un buey pastando. En cambio al papa Wojtila le correspondió: "de labore solis" (= del trabajo del sol), un lema que puede valer para cualquiera o para nadie.
Actualmente se piensa que la falsificación fue realizada para influenciar la elección del sucesor de Urbano VII. En la "Profecía" se anunciaba que el sucesor sería "ex antiquitate urbis" (= de una ciudad antigua), lo cual parecía sugerir al cardenal Girolamo Simoncelli, de la ciudad de Orvieto (en latín urbs vetus), sin embargo salió elegido Niccolò Sfondrati (Gregorio XIV), que no tenía ninguna relación con la frase profética. A partir de entonces los cultores de lo misterioso han tenido que aguzar mucho el ingenio para buscar al menos alguna remota justificación para cada lema.

Ángeles contra dragones infernales". Escena 34 de los "Tapices del Apocalipsis" (s. XIV), en el Castillo de Angers (Maine-et-Loire, Francia). Foto de Remi Jouan.

Arnaldus Uvium, Lignum Vitae, ornamentum et decus Ecclesiae, lib. 2, cap. 40, Venetiis 1595.

[p. 307]
San Malaquías, irlandés, monje de Bangor y arzobispo de Armagh, habiendo presidido por unos años aquella sede, a causa de su humildad abdicó del arzobispado hacia el año del Señor de 1137, y ocupándose de la sede de Down, permaneció en ella hasta el final de su vida.
[p. 307]
S. Malachias, hibernus, monachus bencorensis et archiepiscopus ardinacensis, cum aliquot annis sedi illi praefuisset, humilitatis causa archiepiscopatu abdicauit anno circiter Domini 1137, et dunensi sede contentus in ea ad finem usque uitae permansit.
Murió el año 1148, el día 2 de noviembre. Véase su vida escrita por san Bernardo.
Obiit anno 1148, die 2 nouembris. S. Bernardus in eius uita.
Subsisten tres epístolas de san Bernardo dirigidas a él, a saber: la 315, 316 y 317.
Ad eum extant epistolae s. Bernardi tres, videlicet 315, 316 et 317.
Se dice que escribió algunos opúsculos, de los cuales hasta hoy ninguno he visto, excepto una profecía sobre los sumos pontífices, la cual, ya que es breve, y todavía no ha sido publicada (que yo sepa) y es deseada por muchos, la he puesto aquí.
Scripsisse fertur et ipse nonnulla opuscula, de quibus nihil hactenus uidi, praeter quandam prophetiam de summis pontificibus, quae quia breuis est, et nondum quod sciam excusa, et a multis desiderata, hic a me apposita est.
Profecía del arzobispo san Malaquías, acerca de los Sumos Pontífices. Prophetia s. Malachiae archiepiscopi, de Summis Pontificibus.
Ex castro Tiberis
Inimicus expulsus
Ex magnitudine montis
Abbas Suburranus
....
Coelestinus II
Lucius II
Eugenius III
Anastasius IIII
...
Typhernas
De familia Caccianemica
Patria Ethruscus oppido Montis magni
De familia Suburra
.....
De un castillo del Tíber
Que expulsa el enemigo
De la gran montaña
Abbad de Suburra
............
Celestino II
Lucio II
Eugenio III
Anastasio IV
........
Tiberino
De la familia Caccianemica
Toscano de patria, de Montemagno
De la familia Suburra.
.....

Algunas observaciones: nótese que las primeros 74 frases (1ª columna) se publicaron ya con el respectivo papa (2ª columna) y una breve explicación (3ª columna). Como hemos dicho antes, las frases tienen una gran exactitud hasta el año 1590, en que salieron a la luz. Ya que la obra de Arnoldo se imprimió en 1595, todavía dio tiempo para añadir la explicación de algunos papas más.
En las 4 primeras frases de la Profecía puede verse la gran exactitud que tenían: Celestino II era de una ciudad llamada Tiberina; Lucio II era de la familia Caccianemica (= expulsa el enemigo); Eugenio III nacido en Pisa (Toscana) de la familia Montemaggiore; Anastasio IV era de la familia Suburra y es titulado "abad" porque entonces se creía que ocupó ese cargo, hoy se sabe que no es correcto. Las cartas de san Bernardo a Malaquías se pueden leer en: Migne, Patrologia Latina, epist. 341 (PL 182, col. 545), epist. 356 - 357 (PL 182, col. 558). También ahí se puede leer (en latín) la vida de san Malaquías escrita por san Bernardo (De Vita et Rebus Gestis s. Malachiae, PL 182, col. 1073 ss).

Ya que la lista completa de frases es de 112 frases, omitimos la parte central y presentamos solo el final, que corresponde a los papas desde el s. XX.

......
Fuego ardiente.
Religión devastada.
Fe intrépida.
Pastor angélico.
Pastor y marinero.
Flor de flores.
De la media luna.
Del trabajo del sol.
Gloria del olivo.
[p. 311]
Ignis ardens.
Religio depopulata.
Fides intrepida.
Pastor angelicus.
Pastor et nauta.
Flos horum.
De medietate lunae.
De labore solis.
Gloria oliuae.
En la persecución final de la Santa Iglesia Romana se sentará [.] Pedro Romano, el cual pastoreará las ovejas entre muchas tribulaciones, pasadas las cuales, la ciudad de las siete colinas será destruida, y el Juez terrible juzgará a su pueblo.
In persecutione extrema S. R. E. sedebit [.] Petrus Romanus, qui pascet oues in multis tribulationibus: quibus transactis ciuitas septicollis diruetur, et Iudex tremendus iudicabit populum suum.
Fin.
Finis.
Los textos añadidos a los Pontífices, no son del mismo Malaquías, sino del Rev. padre fray Alfonso Giaconis, de la Orden de Predicadores, intérprete de esta profecía.
Quae ad Pontifices adiecta, non sunt ipsius Malachiae, sed R. P. F. Alphonsi Giaconis, Ordinis Praedicatorum, huius prophetiae interpretis.

Algunas anotaciones: A Pío X le correspondió "fuego ardiente"; a Benedicto XV "religión devastada"; a Pío XI "fe intrépida"; a Pío XII "pastor angélico"; a Juan XXIII "pastor y marinero"; a Pablo VI "flor de flores"; a Juan Pablo I "de la media luna"; a Juan Pablo II "del trabajo del sol" y a Benedicto XVI "gloria del olivo". Es fácil observar que estos lemas, al ser tan genéricos, pueden ser intercambiados, por ejemplo, "fe intrépida" podría valer para cualquier papa; y si se dice que a Benedicto XV le correspondió "religión devastada" a causa de la Primera Guerra Mundial, lo mismo podría valer para Pío XI que vivió la II Guerra Mundial. También notemos que "S. R. E." es una abreviatura común de "Sacra Romana Ecclesia". El punto entre "sedebit" y "Petrus" parece una errata, pues la frase tiene pleno sentido sin cortar la frase en dos, de todos modos lo he transcrito tal como se halla en la obra original.
Ya que los actuales candidatos al sumo Pontificado son de edad avanzada, es de suponer que en pocos años sabremos si habrá alguno más tras Petrus Romanus. En todo caso: ¡feliz fin del mundo!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada