miércoles, 26 de septiembre de 2012

Crucigrama y sudoku: setiembre 2012

Después de las calurosas semanas del verano nos llega el esperado y refrescante otoño: las hojas caen pero nosotros no bajamos los brazos ni caen nuestros ánimos, sobre todo sabiendo que el anfiteatro vuelve a abrir sus puertas. Se despierta la espada del Crucigrama latino y vuelve a girar amenazante el Sudoku romano: si te sientes capaz, es hora de demostrarlo bajando a la Harena Verborum!

El enlace en documento de Open Office para resolverlo en tu PC:
crucigrama09enodt

El enlace en PDF, para descargarlo e imprimirlo:
 crucigrama09enpdf


miércoles, 5 de septiembre de 2012

Una ojeada al Codex Calixtinus


En julio del 2011 la prensa de todo el mundo lamentaba el robo de uno de los códices más valiosos del mundo. Al mismo tiempo la mayoría de españoles recién se enteraba que un tesoro de tal magnitud se encontraba en España. Finalmente, el pasado 4 de julio, se ha resuelto felizmente el caso. No se trataba de Arsenio Lupín ni "los doce de Ocean", sino, como en el guión de una película barata, el imputado es simplemente el electricista de la Catedral de Santiago.
Recuperado el Codex y pasado el susto, se ha iniciado una exposición itinerante, que ya ha empezado en Santiago, y visitará varias ciudades españolas (Madrid y León, confirmadas) y extranjeras. ¡Esperemos que Valencia esté entre las afortunadas!
Al ser entrevistados los primeros visitantes la mayoría reconocía que sólo sabían que era "algo muy valioso" y que no imaginaban qué era exactamente el Codex Calixtinus.

 Este vídeo, grabado por loable iniciativa de un grupo de estudiantes ocho meses antes del robo, muestra el poco cuidado en que se conservaba: es injustificable tocar sin guantes un libro tan antiguo.
Se llama codex (códice, en castellano) a un conjunto de libros escritos a mano, antes de la invención de la imprenta. Tengamos en cuenta que antes de la aparición del libro en el formato que hoy conocemos, lo más habitual en la Antigüedad era el "rollo": largas tiras de papiro o pergamino que se guardaban enrolladas en envases cilíndricos. Recién el s. III comienza a imponerse el formato de libro formado por varias "hojas" unidas entre sí. Así lo explicaba san Isidoro de Sevilla († 636):

1. Un códice contiene muchos libros; un libro es un solo rollo. Y se le dice códice por metáfora del tronco de árboles o viñas, como un tronco que contiene en sí una multitud de libros, como si fuesen ramas.
1. Codex multorum librorum est; liber unius voluminis. Et dictus codex per translationem a codicibus arborum seu vitium, quasi caudex, quod ex se multitudinem librorum quasi ramorum contineat.
2. Un rollo es un libro cuyo nombre viene de "envolver", como los rollos de la Ley o los rollos de los Profetas en los hebreos.
2. Volumen liber est a "volvendo" dictus, sicut apud Hebraeos volumina Legis, volumina Prophetarum.
Isidoro de Sevilla, Etimologías 6, 13.

Al pasar de moda el uso de "rollos" la palabra codex se utilizó únicamente para referirse a esa especie de "libro de libros", pues físicamente es lo que hoy llamaríamos un solo libro, pero su contenido solía estar formado por obras heterogéneas, muchas veces de distintos autores. Por eso los códices no solían tener nombre y en la actualidad la mayoría son identificados por referencias bibliográficas o los nombres de sus propietarios (universidades, bibliotecas, mecenas, etc.).
Un rasgo excepcional del Codex Calixtinus es que se formó tratando de mantener cierta unidad temática en su contenido, de modo que en realidad no es un mero "conjunto de libros" sino que forma un todo y por eso desde antiguo se le solía llamar también Liber Sancti Iacobi (El Libro de Santiago).
Aunque desconocemos el nombre del autor de esta recopilación (y los que lo retocaron posteriormente), sin embargo la obra fue atribuida apócrifamente al papa Calixto II. Eso era un recurso habitual en la Edad Media para dar mayor prestigio y autoridad a una obra. Por eso nuestro códice es llamado calixtinus.
Esta obra está formada por 5 libros y se le ha añadido un apéndice:
I. Una colección de homilías y misas en honor al apóstol.
II. Colección de varios milagros de Santiago en relación a su culto en Compostela.
III. Un breve relato del traslado del cuerpo del apóstol desde Jerusalén a Compostela.
IV. Historia de Carlomagno sobre el inicio del peregrinaje y culto en Compostela y otras hazañas del rey en España, y una larga sección dedicada a la batalla de Roncesvalles y la muerte de Roldán.
V. Guía práctica para el peregrino que hace el Camino de Santiago.
Apéndices: una miscelánea formada principalmente por relatos de milagros, una valiosa colección de cantos, y una bula papal apócrifa.

Codex Calixtinus o Liber sancti Iacobi, en el Museo de la Catedral de Santiago de Compostela.  En la imagen vemos la primera página del Libro IV: la Historia de Turpinus sobre Carlomagno. Todo el libro IV fue separado en 1609. Fue restaurado en 1966.
Además de destacar por su gran antigüedad (primera mitad del s. XII) y su peculiar contenido, esta obra también sobresale por la belleza y calidad de su decoración con imágenes y miniaturas en las letras capitales y en los márgenes de las páginas.
Aunque de esta obra existe una aceptable traducción al castellano a la que se puede acceder on line y gratuitamente, sin embargo es muy difícil acceder al texto latino y peor aún a las miniaturas. Esperamos que el arzobispado de Santiago además de recaudar fondos, publique gratuitamente en Internet el facsímil de esta joya del patrimonio español, cuyo precio los anticuarios valoran en unos 100 millones de euros.

A continuación os dejo un breve pasaje de la Historia de Carlomagno, el libro más famoso del Codex Calixtinus (libro IV, cap. 1):
En verdad este Carlos, fortificado por los auxilios divinos, después de muchos trabajos por muchas regiones del orbe, con el invencible brazo de su poder adquirió diversos reinos, a saber: Inglaterra, la Galia, Teutonia, Bavaria, Lotaringia, Burgundia, Italia, Bretaña y diversas tierras e innumerables ciudades, desde un mar al otro mar, y los arrebató de las manos de los sarracenos, y los sometió al imperio cristiano. Fatigado por tan pesado esfuerzo y por tanto sudor, se propuso no iniciar más guerras y entregarse al reposo.
Hic uero Karolus postquam multis laboribus per multa climata orbis diuersa regna, Angliam scilicet, Galliam, Theutonicam, Baioariam, Lotharingiam, Burgundiam, Ytaliam, Brittaniam ceterasque regiones innumerasque urbes a mari usque ad mare, diuinis subsidiis munitus, inuincibili brachio potencie sue adquisiuit et a sarracenorum manibus abstulit, christianoque imperio subiugauit. Graui labore ac tanto sudore fatigatus, ne amplius bellum iniret et ut requiem sibi daret, proposuit.
Y al instante vio en el cielo una especie de camino de estrellas que comenzaba en el mar de Frisia y se extendía entre Teutonia e Italia, entre la Galia y Aquitania, pasando en línea recta por Gascuña y Vasconia, Navarra e Hispania hasta Galicia donde el cuerpo de Santiago por aquel entonces se mantenía oculto.
Statimque intuitus est, in celo quendam caminum stellarum incipientem a mari Frisie et tendentem inter Theutonicam et Ytaliam, inter Galliam et Aquitaniam, rectissime transeuntem per Gasconiam Basclamque, Nauarram et Yspaniam usque ad Galleciam, qua beati Iacobi corpus tunc temporis latebat incognitum.
Ya que Carlos cada noche lo había contemplado muchas veces, comenzó a meditar con ahinco qué significaría. Estando meditando estas cosas con gran atención, se le apareció de noche, en éxtasis, un caballero que tenía una apariencia noble y bellísima más allá de lo que es posible describir, diciendo: "¿Qué haces, oh hijo mío?" Y él preguntó: "¿Quién eres, oh señor?" "Yo soy, dijo, el apóstol Santiago, discípulo de Cristo, hijo del Zebedeo, hermano de Juan el Evangelista, al cual el Señor junto al mar de Galilea en su inefable gracia se dignó elegir para predicar a los pueblos, al cual el rey Herodes mató por espada, cuyo cuerpo descansa incógnito en Galicia, que todavía es oprimida vergonzosamente por los sarracenos".
Quem cum Karolus per singulas noctes sepe perspiceret, cepit sepissime premeditari quid significaret. Cui, hec summo studio cogitanti, heros quidam, obtimam ac pulcherrimam ultra quam dici fas est habens speciem, nocte in extasi apparuit, dicens: "Quid agis, fili mi?" At ille inquit: "Quis es, domine?" "Ego sum, inquit, Iacobus apostolus, Christi alumpnus, filius Zebedei, frater Iohannis euangeliste, quem Dominus supra mare Galilee ad predicandos populos sua ineffabili gratia eligere dignatus est, quem Herodes rex gladio peremit, cuius corpus in Gallecia, que a sarracenis adhuc turpe opprimitur, incognitum requiescit".


Si quieres leer la continuación de este relato y saber más al respecto haz clic en este enlace: