lunes, 18 de junio de 2012

Escenas matrimoniales en Roma


¿Qué hacía una pareja romana cuando surgía alguna riña familiar? Naturalmente en aquel entonces no habían psicólogos ni consejeros matrimoniales. En cambio ellos tenían un pequeño santuario en el monte Palatino: allí iban las parejas ante la diosa Juno y cada uno podía exponer sus quejas diciendo "lo que quisiera". Pero no ambos a la vez, sino cada uno a su turno, como si estuviesen ante un tribunal. Parece que la terapia funcionaba y los que subían enfadados volvían a sus casas en armonía.
Valerio Máximo, un autor que ya hemos citado anteriormente, es el que nos trae ahora una serie de pinceladas sobre la vida familiar romana. Está claro que él idealiza el pasado y trata de colocarlo como un ejemplo moral para su propia época (reinado de Tiberio, primera mitad del s. I d.C.) y sus relatos no son los de un historiador ni un filósofo sino los de un retórico que exhorta a sus ciudadanos a volver a los sencillos valores morales de la Roma antigua.

El fragmento está tomado de Valerius Maximus, Dictorum factorumque memorabilium libri IX, libro2, capítulo 1. No todas las ediciones concuerdan en la división de los parágrafos. He seguido la que me parece más lógica.

2.1.4. Ningún repudio se interpuso entre una mujer y un varón desde que se fundó la Urbe hasta en ciento cincuenta años. El primero, Espurio Carvilio, dejó a [su] mujer a causa de [su] esterilidad. El cual, aunque se veía que actuaba por una causa aceptable, sin embargo no se libró de una reprensión, porque se consideraba que ni el deseo de [tener] hijos se debía anteponer al vínculo conyugal.
2.1.4. Repudium inter uxorem et uirum a condita urbe usque ad centesimum et quinquagesimum annum nullum intercessit. primus autem Spurius Caruilius uxorem sterilitatis causa dimisit. qui, quamquam tolerabili ratione motus uidebatur, reprehensione tamen non caruit, quia ne cupiditatem quidem liberorum coniugali fidei praeponi debuisse arbitrabantur.

2.1.5. Y para que la honra de las madres estuviese más protegida por la valla del pudor, al llevar a juicio a una madre no permitieron que se tocase su cuerpo, para que su túnica se mantuviese sagrada al tacto de una mano ajena.
Antiguamente la costumbre de [beber] vino fue desconocida a las mujeres romanas, para que no cayesen en algún acto vergonzoso, porque de Baco, padre de la incontinencia, el próximo paso suele ser un amorío ilícito.
Por lo demás, para que su virtud no fuese triste y áspera sino que fuese temperada con una cierta clase de honesta afabilidad, con la indulgencia de los maridos, han tenido abundante oro y mucha púrpura para embellecer su figura, [y] con gran destreza se han enrojecido los cabellos con ceniza: pues entonces no se temía los ojos de seductores de matrimonios ajenos, sino que a la vez se custodiaba con escrúpulo el ver y el ser vista con mutuo pudor.
2.1.5 Sed quo matronale decus uerecundiae munimento tutius esset, in ius uocanti matronam corpus eius adtingere non permiserunt, ut inuiolata manus alienae tactu stola relinqueretur.

Vini usus olim Romanis feminis ignotus fuit, ne scilicet in aliquod dedecus prolaberentur, quia proximus a Libero patre intemperantiae gradus ad inconcessam uenerem esse consueuit.

Ceterum ut non tristis earum et horrida pudicitia, sed et honesto comitatis genere temperata esset, indulgentibus namque maritis et auro abundanti et multa purpura usae sunt, quo formam suam concinniorem efficerent, summa cum diligentia capillos cinere rutilarunt: nulli enim tunc subsessorum alienorum matrimoniorum oculi metuebantur, sed pariter et uidere sancte et aspici mutuo pudore custodiebatur.
2.1.6. Pero cada vez que surgía alguna riña entre marido y mujer iban al santuario de la diosa [Juno] Viriplaca, que está en el Palatino y allí después de decirse mutuamente lo que querían, depuesta la rivalidad, volvían reconciliados.
Se dice que la diosa recibió este nombre por aplacar a los maridos; y en verdad debe ser venerada (no sé si con sacrificios especiales y exquisitos) y honrada como protectora de la paz doméstica cotidiana, aquella que por su sola invocación devuelve a la dignidad de los maridos el debido honor de las mujeres en un mismo yugo de caridad.
2.1.6 Quotiens uero inter uirum et uxorem aliquid iurgi intercesserat, in sacellum deae Viriplacae, quod est in Palatio, ueniebant et ibi inuicem locuti quae uoluerant contentione animorum deposita concordes reuertebantur.
Dea nomen hoc a placandis uiris fertur adsecuta; ueneranda quidem et (nescio an praecipuis et exquisitis sacrificiis) colenda utpote cotidianae ac domesticae pacis custos, in pari iugo caritatis ipsa sui appellatione uirorum maiestati debitum a feminis reddens honorem.


Sarcófago de mármol (hacia 180 d.C.) de un matrimonio. Abajo una lucha entre amazonas y hombres. Hallado en Tesalónica. Actualmente en el Museo del Louvre.



Usque ad centesimum et quinquagesimum annum : Se discute sobre esta fecha y sobre la identidad de Spurius Carvilius: Dionisio de Halicarnaso en su obra en griego Antigüedades Romanas, sitúa este hecho en la 137 ª Olimpiada, es decir, el a. 521 a. C. (o. c. 2, 25). Una serie de erradas lecturas e interpretaciones han llevado en algunas publicaciones ha decir que nuestro autor afirma que "en 520 años no hubo ningún divorcio en Roma": algo inverosímil incluso en aquella época. Eso se debe en parte a que se ha querido identificar al personaje citado con Spurius Carvilius Ruga (mitad del s. III a.C.), a quien se le atribuye ser el primer fundador de una escuela elemental y de haber introducido la letra G en el alfabeto latino. Las fechas dadas por Valerio como por Dionisio son más creíbles, en cuanto son bastante anteriores a las leyes de las XII Tablas (450 a. C.), donde ya hay varias normas respecto al divorcio.
La reprehensio que recibe Spurius Carvilius podría referirse simplemente a la desaprobación general o a una referencia anacrónica a los censores (creados el a. 443 a. C.), que podían tachar la conducta moral de los ciudadanos privados
Liber es una antigua deidad romana a la que se atribuía haber enseñado a los hombres el cultivo de la vid y la elaboración del vino. Posteriormente se identificó con Baco.
Subsessor es literalmente el que está emboscado para atacar por sorpresa. Aquí en sentido figurado se usa para indicar a los que seducen con intenciones adúlteras.
Matrona: aunque traduzco "madre", en general indica la mujer casada, aunque no tuviese hijos. Además desde muy pronto la palabra adquirió la idea de dignidad moral y/o rango social.
Dea Viriplaca: un título de la diosa Juno. La etimología, tal como explica el mismo autor a continuación viene de "viri - placo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada